Artículos minimal

Published on abril 1st, 2015 | by admin

0

La herejía de MINIMALPIANO

Recuerdo cuando el pianista cubano Leonardo Gell se atrevió a proponer MINIMALPIANO, en la Sala María Clara Cullell de la Escuela de Arte Musicales de la Universidad de Costa Rica, un 29 de abril del 2014. El público no podía ocultar su atonía, en sus rostro se reflejaba una pregunta, “¿para eso necesita un piano de concierto?” Acostumbrados a los malabarismos del repertorio pianístico canónico, no solo el público (heterogéneo), sino los propios pianistas y compositores asistentes, se preguntaba, “¿pero cómo se atreve a proponer esto como concierto?” Nadie lo comentó abiertamente, pero la realidad es que unos no compartían la propuesta curatorial del programa, y otros no entendía como un pianista de semejantes capacidades podía “desperdiciarse” tocando “eso”.

Leonardo Gell, valientemente, proponía algo que para mí es importantísimo, “una interpretación minimalista”. Se puede compartir o no su propuesta De Bach a De La Chica, pero no se puede omitir su capacidad al ejecutar con impecable ascetismo, un repertorio cargado de tradición, re-pensando, buscando, una “sonoridad minimalista”. Quizás no todos compartan esta aspiración, hoy por hoy, pareciera que mientras menos ropa llevas o más Grammys ganas, mejor eres, y seamos sinceros, la gente aplaude igual a Miley Cyrus que a Lang Lang.

+

+

Me remito a MINIMALPIANO, porque demostró cómo la escucha está completamente “colonizada” por estos discursos de poder, que definen el “valor” de una propuesta “artística”. Sí, el “Mercado del Arte” lo domina todo, y sí, es “política”. Si te llamas “artista” en las redes sociales, lo eres. Si mueves bien tus fichas serás avalado en tu tiempo… y quizás te recuerden cuando “ya no tengas poder alguno”.

MINIMALPIANO demostró cómo el canon elimina la “transgresión” con el tiempo, un obra como 4:33 de John Cage recibió tratamiento de “discurso papal”, mientras las obras de un joven compositor, como Julian De La Chica, por pura cordialidad no fuero “abucheadas”. Todo lo demás fue “conversación de pasillos”. Y sin embargo, cuando Valentina Lisitsa interpreta Philip Glass en su nuevo disco, siento una ansiedad tremenda por no haber escrito sobre MINIMALPIANO antes. El silencio de la prensa era de esperarse, para ellos tienen más peso los artificios y el aparentar que se “hace algo”. MINIMALPIANO obligaba a pensar, no a “politiquear”… Y nadie dijo nada.

+

+

Retomo pues la generosa propuesta de Leonardo Gell un año después. Tendríamos que estudiar la presencia de ejercicios similares en la creación desarrollada desde los países centroamericanos, donde la “etnificación” parece ser el “discurso” más efectivo para insertarse en la industria musical y el mercado del arte. El propio Minimalismo ha sido etnificado, relacionando con la creación en los Estados Unidos, frente a las escuelas europeas de posguerra, pero en realidad, como defendía MINIMALPIANO, el minimalismo es una “filosofía de sonido”.

susan

El artista sonoro Alejandro Sanchéz, Susan Campos y el pianista Leonardo Gell, CostaRica 2014.

El problema es que ha sido entendido como otro “orientalismo”, en ese dualismo esencialista que oculta un hecho cada vez más aplastante, que “occidente” es “oriente” y viseversa. Los orientes de occidente viven dentro de nosotros en las ideas de “cultura” y “civilización” que tuvieron sus ejes en Asia y Africa. Lo demás, son teleologías que buscan negar tradiciones más antiguas que les “superviven.” El minimalismo aparece en los textos académicos según este dualismo.

No existe un solo tipo de minimalismo, existen minimalistas.

En mi opinión, pianistas como Leonardo Gell o Valentina Lisitsa lo entendieron, y quizás por eso se atreven a ejercitar un virtuosismo en sentido inverso al promovido por la “academia tradicional”.

La historia de la técnica pianística sigue en movimiento, los estudios de especialistas como Luca Chiantore nos señalan los caminos que se van abriendo. Lo que necesitamos son instrumentistas capaces de pensar y estar a la altura de su tiempo. No solo “entretenedores” y gente ansiosa por “aparecer en la foto”. Serán acusados de herejes, sí, pero les invito a la herejía.

Susan Campos Fonseca
1 de abril, 2015

______________

Recomiendo leer “Franceso Tristano y el futuro de la música”, del Dr. Luca Chiantore, y el blog de Musikeon.

+

Tags: , , , , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Back to Top ↑