Opinión partitura

Published on septiembre 17th, 2016 | by admin

0

Lo incondicional como depredación

No existe mito al que nuestra sociedad rinda mayor culto que al “amor incondicional”. Sin embargo, en La ruta de su evasión, Yolanda Oreamuno nos muestra la verdadera esencia de esta fuerza motriz de la especie humana: la depredación. Quizás resulta chocante esta afirmación, pero Yolanda la encarna en el personaje más querido, noble y aparentemente insignificante de su novela: Aurora. Ella misma en su nombre, un renacer, y ella misma en sus diálogos, una evidencia ¿Qué tienen que decir Aurora? Nada…. ¿Cuál es su única respuesta? Yo te amo. 

La ruta de su evasión (2016). Fotografía de Pablo Murillo.

La ruta de su evasión (2016). Fotografía de Pablo Murillo.

Lo fascinante de la ópera de Carlos J. Castro y Roxana Ávila, es ponerlo en escena, dialogando a su vez con la depredación misma, y la naturaleza vampírica del “amor incondicional”. Todos los personajes tienen vicios, deseos, dependencias, esperanzas… todos mueren o se suicidan. Aurora los cuida, los contempla, los ama… y sí, se alimenta de ellos. La ópera concluye cuando la última hoja del árbol cae, la madre y el hijo muertos en el escenario, entonces, misteriosamente una nueva hoja brota, distinta… es Aurora, radiante y triunfante, que sale al mundo. Me recordó a Ingmar Bergman en Efter repetitionen (1984), una sola frase: “Ella: Tú puedes hacer conmigo lo que quieras. Él: Sí, pero eso te hace aún más peligrosa”.

La música de Carlos J. Castro es una evidencia, sintonizándonos con otra casa y otra familia, la de Bernarda Alba (1936). Los ecos de Federico García Lorca en la música y la puesta en escena me llevaron a imaginar ¡¿cómo nos despellejaría esta ópera poseída por el arte flamenco contemporáneo?! ¡Israel Galván! Algún día, pensé… Entonces me dije: el reto para el actual elenco está allí, en la absoluta limpieza del bisturí de la música de Castro, que disecciona sus voces llevándolos a extremos de erotismo y muerte. No hay orquesta, ni densidad, ni saturación. Solo la voz humana enjaulada en una habitación vacía, junto al sonido seco de una única guitarra, y eventualmente, un cajón. El minimalismo de la puesta en escena es coherente con esta propuesta sonora.

La ruta de su evasión (2016). Fotografía de Pablo Murillo.

La ruta de su evasión (2016). Fotografía de Pablo Murillo.

Otro aspecto al que se aplica el minimalismo, es la escenificación de la violencia sexual. Traída a escena por el gesto de la cita, de la escueta palabra escrita proyectada sobre los cuerpos quietos, que yacen congelados bajo su peso. Este recurso, el de la imaginación, las vuelve casi pornográficas. El público silencioso imaginando mientras acontece ¿nada? La escena fija, una familia heteronormativa, patriarcal, conservadora, y en su corrección, decadente. Un cóctel nada fácil.

El deseo incondicional, el amor incondicional, son los depredadores absolutos. El minimalismo en la ópera La ruta de su evasión, es también un depredador. Ni las músicas populares latinoamericanas que ya esperábamos, resisten la sensación de disección. Los momentos más violentos transcurren sin derramar una sola gota de sangre… el público se inquieta, quizás acostumbrado a los “efectos especiales” y la velocidad. Pero aquí todo es puntual, blanco, rojo, negro, como un códice maya, como una plegaria zen. Esta ópera musicaliza a una Yolanda Oreamuro existencialista. 

Transmutar la novela de una escritora que renegó de Costa Rica, como Costa Rica renegó de ella… esa es la ópera, una y otra vez puesta en escena por el acto mismo depredador que supone, la “incondicional” devoción “tica” por una de sus autoras malditas favoritas. Pero esta vez no se recurre al chisme ni a la imagen hierática, celebramos su centenario (1916-2016), retornando a su obra.

Susan Campos Fonseca

17 de septiembre de 2016.

Tags: , , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Back to Top ↑